Noticias de París

[display_podcast]

Como buena metrópolis, París engloba lo mejor y lo peor del pensamiento y de los actos. Una semana más que paso en la cuna del cine, y de ahí siempre salen buenas noticias, como el interesante Dirty Diaries de 12 realizadoras suecas agrupadas por la documentalista Mia Engberg. El reto es enorme, y bastante bien logrado: dar a ver diversas sexualidades, y el sexo de manera más genérica, de otra forma que con el tradicional punto de vista machista. Los cortos más sabrosos son los que giran en un abstractismo donde clítoris, coño, ano, boca, oreja, se mezclan con frutas o tejidos y las fronteras se disuelvan en manchas de colores muy excitantes.

También vi un ridículo musical que pretende homenajear al grande, al inmenso Jacques Demy con Un Transport en commun, de Dyana Gaye, rodado en Senegal. Además de copiar las posturas de baile de los años 1970 franceses (Les Demoiselles de Rochefort, de Jacques Demy) que ya imitaban los pases atléticos de Jerome Robbins en West Side Story -¡vaya wahafería!- los cantos derivados de las composiciones de Michel Legrand no paran de interrumpir la trama narrativa y las actuaciones que no estaban tan mal por una vez. Que vi bastantes pelis africanas donde me tuve que refrenar en subir a la pantalla y explicarles un par de cosas de Stanislavsky a los actores 😉

A parte, París recoge una mina inagotable de conversaciones con desconocidos… Mi última noche ha sido tan bella como miles que recuerde mi juventud, paseando por el río Seine, atravesando las calles del Quartier Latin, con un autodidacta melancólico de los que me siguen gustando…

Luego, hay la política. Intrínseca a la vida parisina. La descubierta de un nuevo medio buenísimo de comunicación, el sitio web Mediapart, me ha abierto de nuevo al gusto del debate y la filosofía política. L’affaire d’État Bettencourt-Woerth-Sarkozy nos permite volver a replantear los fundamentos de cualquier democracia: independencia de la justicia del poder ejecutivo (que no es el caso en Francia, pues los procuradores dependen del ejecutivo), transparencia de la financiación de los partidos políticos (legalmente el estado francés retribuyó a los partidos 37 milliones de € el año pasado, como resultado de la ley de financiación pública cuyo objetivo era limitar o impedir financiaciones ocultas), separación entre intereses privados y interés común para la Res Publica, en fin, la REPÚBLICA sigue siendo una meta para nuestros gobiernos!!

De ahí me llevé a consideraciones sobre Israel, que tendría que desarrollar ya que sé que no son nada comunes ni consensuadas en la izquierda y el comunismo libertario que defiendo.

Preguntarme! Escribirme! Llamarme!

Qué bien que haya vuelto el verano y el sol.

Anaïs

Esta entrada fue publicada en Anaïs de viaje, podcast y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*