una confesión, Bonga, Miki, Pasquale

[display_podcast]

¡Qué gusto me ha dado confesar aquella esperiencia transcendental tan imprevista!

Hay que reconocer el placer de la confesión, sin duda los católicos y la psicoanálisis lo tenían claro: la palabra libera, la palabra recrea, la palabra rememora, la palabra abre, la palabra es mágica!

Esta vez os cuento una historia real, un evento produndamente maravilloso que viví la semana pasada con un hombre que me recordó tanto una experiencia puntual con un chico a los 23 años, como la larga consumición de un amor desbordado con mi primer amor, ambas resurgencias encantadoras de mi infancia. Que la infancia es una reserva infinita de erotismo, y pocas veces suelo alcanzar al nivel de felicidad que sentía en aquella época, especialmente al nivel mental!

Como contrapunto musical solo podía ser el gran cantante angolés Bonga, con la primera canción del album Angola 1972.

Ahí llega el compañero Miki, que nos cuenta su nueva fantasía mirando al baile de las tijeras lésbica inventado por la industria porno. ¿Será posible que gocen de verdad solo del roce del clítoris y del coño, aquellas mujeres!? Jajaja no me lo creo mucho… Igual resulta muy satisfactorio y excitante al espectador/a, seguro.

Como aquel vídeo Genki-Genki que había proyectado en una de mis funciones FilmoLempika, y esas guarras japonesas tan excitantes con sus pulpos vivos subiéndoles las tetas, entrando en sus entrañas… mmmmmhh

Gran emoción con la llamada muy imprevista desde Milano de Pasquale, que escucharon hace 2 años cuando residó un par de meses en Barcelona, donde pudo gozar de la bella libertad sexual de la escena gay. En cambio ahora endura el fascismo represeivo en Milano, que ha convertido la ciudad en un codominium gigantesco, y está prohibido gozar del simple caminar. Un arte tan italiano!! Ahí Pasquale indagó sobre la importancia del caminar práctica erótica, citando a Julio Cortazar.

Infelizmente, la comunicación queda pésima entre Italia y España 😉 y el Skype tampoco le dejaba escuchar bien, debido al retraso de más de un minuto entre el tiempo real y el diferido del internet… ¿Quién nos ha vendido que Internet nos daba el tiempo real!? Me recuerda los primeros tiempos del internet, cuando estaba tan contenta del descubrimiento que me probaba los sonidos cruzados de la radio, y del internet, para un mismo programa, creo de France Culture. O cuando algún amigo me llamaba con la misma radio puesta en su casa que en la mía, siempre percibía aquel retraso.

Espero que no os fastidie aquellos momentos de retraso que suspendieron el sentido del programa de manera repetida… Al reescucharlo tengo que decir que me gustan, a mí, estos lapsos no fluídos. Hacen parecer el resto del programa intensamente más fluida por contraste!

Estuve muy emocionada durante el programa, especialmente sus primeros 15 minutos. Les regalo un beso a l@s que sabrán detectarlo 😀

Anaïs

Esta entrada fue publicada en podcast y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a una confesión, Bonga, Miki, Pasquale

  1. Vlora dijo:

    Peferct shot! Thanks for your post!

  2. People normally pay me for this and you are giving it away!

  3. So much info in so few words. Tolstoy could learn a lot.

  4. Finding this post. It’s just a big piece of luck for me.

  5. Hey, that’s the greatest! So with ll this brain power AWHFY?

  6. Wowza, problem solved like it never happened.

  7. Great thinking! That really breaks the mold!

  8. I want to send you an award for most helpful internet writer.

  9. Thanky Thanky for all this good information!

  10. A little rationality lifts the quality of the debate here. Thanks for contributing!

  11. Good points all around. Truly appreciated.

  12. Shoot, so that’s that one supposes.

  13. Such an impressive answer! You’ve beaten us all with that!

  14. Knocked my socks off with knowledge!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*